Recupera la salud bucodental

Conserva el estado natural

En la odontología general, la obturación es de los tratamientos más utilizados para recuperar la salud bucodental del paciente. Con el paso de los años el esmalte de los dientes se va debilitando como consecuencia de la placa bacteriana y otras afecciones dentales, como el bruxismo. La finalidad de estos tratamientos es la de conservar los dientes en su estado natural y evitar su extracción. Dado que ningún implante artificial puede superar a un diente natural.

¿Cómo se realiza?

El procedimiento

La obturación o también llamado empaste de forma más coloquial, está indicado principalmente para restaurar las zonas de tus dientes dañadas por la caries, traumatismos, desgastes…

Para comenzar se limpiará la zona deteriorada sin afectar al resto del diente y posteriormente se sellará con un material que repondrá la estructura del diente perdida. El diente recupera así su estética y funcionalidad.

El material utilizado normalmente son las resinas compuestas o composites, de diferentes tonalidades, para asemejarse al máximo a los dientes naturales. También se pueden utilizar otros materiales para el sellado como la porcelana y actualmente existen resinas bioactivas que interactuan con el medio siendo mucho más biocompatibles.

A veces, la pieza tratada queda más sensibles al frío, calor o al morder, durante un tiempo y puede necesitarse alguna visita para ajustar la obturación.

¿Necesitas ayuda?
Pide tu cita, te haremos un presupuesto

Es recomendable acudir al dentista una vez al año o más frecuentemente si nota molestias o algún cambio en la obturación.

Es importante tener presente que actualmente en la clínica dental no solo tratamos patología, la idea principal es la prevención. Se busca una odontología mínimamente invasiva donde tengamos que realizar el mínimo numero de tratamientos. Toda prevención pasa por revisiones anuales, radiografías y protocolos adaptados a las necesidades individuales de cada persona.

Es importante recordar que  las caries, cuando no afectan al nervio normalmente no duelen, y la enfermedad periodontal o enfermedad de las encías muchas veces solo dan aviso de molestia en forma de sangrado, de ahí la importancia de la revisión en tu dentista de confianza.

Algunos consejos que deberías tener en cuenta:

  • Lávate los dientes tres veces al día, preferiblemente tras cada comida.
  • Utiliza pasta de dientes rica en flúor. Previene las caries de forma activa y favorece la remineralización del esmalte.
  • Usa hilo dental o cepillos interdentales para eliminar restos de comida que quedan entre los dientes.
  • Evita comidas y bebidas azucaradas y/o carbonatadas.
  • Haz revisiones periódicas y, al menos, una limpieza bucal anual.
Menú