Adiós dolor

Elimina las molestias

La endodoncia es un tratamiento dental que se lleva a cabo cuando la pulpa, lo que la mayoría de las veces se le conoce por nervio, se inflama o se infecta. Las caries o fracturas suelen ser las causas más comunes de problemas en la pulpa del diente. Si no se trata, puede derivar en dolor y/o infección e incluso la pérdida de la pieza

¿Cómo se realiza?

El procedimiento

Para su realización es necesario anestesiar la zona. El tratamiento consiste en la eliminación del nervio del diente, inflamado o infectado. Después se limpia y se desinfecta el interior del conducto por donde discurre el nervio. Posteriormente, se rellena de un material sellador que impida el paso a bacterias. Una vez terminado este proceso se coloca la obturación.

En casos en los que esté aconsejado por el odontólogo será necesario reforzar el empaste con una corona o incrustación. Generalmente, el tratamiento de endodoncia no duele pero es totalmente normal que se mantenga una molestia al morder o golpear el diente por la inflamación del contorno del diente. Aunque el diente ya no siente, porque hemos eliminado el nervio, lo que lo rodea (encía, ligamento periodontal y hueso) sigue con sensibilidad.

¿Necesitas ayuda?
Pide tu cita, te haremos un presupuesto

Nuestra recomendación

Revisiones periódicas

Todo diente con endodoncia, es más frágil, por ello siempre será una pieza más débil independientemente del tipo de reconstrucción que se le ponga.

Será necesario hacer las revisiones anuales habituales para verificar que la infección ha desaparecido y que la endodoncia ha evolucionado de manera favorable.

Menú